Inteligencia emocional en la sexualidad y las relaciones afectivas.

Si en algún ámbito tiene que decir algo la inteligencia emocional, es precisamente cuando se da mayor implicación del mundo de las emociones: las relaciones afectivas y las relaciones sexuales.

Ante esta situación es fundamental identificar las emociones en la relación con el otro, nombrar e integrar sentimientos nuevos de intensidad elevada, manejar las emociones en línea con los valores, integrar la propia sexualidad, entre otros aspectos.

A continuación te brindamos algunas claves para orientar a nuestr@s hij@s dentro de su proceso de desarrollo social y sexual:

1 Evitar negar o reprimir el deseo sexual de nuestro hij@:

Sin anular la obvia necesidad de intimidad en este sentido por parte de nuestros hij@s, conviene estar atentos a las necesidades que pueden derivar en la familia. Necesidades como la de sentirse respetad@, no juzgad@, entendid@, acompañad@ también en las dudas o aclaraciones que puedan surgir.

No es posible negar la sexualidad de nuestros hij@s bajo el pretexto de que son demasiado pequeños para experimentar determinadas cosas. Rechazar la contemplación de la dimensión sexual, presente y en continua evolución en los últimos años de infancia y la adolescencia, no hará sino alejar a los padres del posible acompañamiento en la madurez integral de los hij@s, también en este sentido.

2 Estar disponible para la aclaración o exposición de dudas y reflexiones:

Esto significa ser sensible a las dudas o preguntas relacionadas con la sexualidad. Los hij@s utilizarán estas cuestiones también a modo de prueba o tanteo de los padres, siendo especialmente relevante el modo en que éstos asumen con naturalidad y apertura una conversación sobre este tema, evitando la utilización de la burla, la broma, la moralización o el sarcasmo.

3 Apelar al mundo de los valores, promoviendo su maduración.

Acompañar estas dudas de nuestr@s hij@s ayudándoles a elaborar sus propias ideas y valores en torno a las relaciones afectivas resulta de mayor utilidad que centrar la conversación únicamente en la exposición de los valores o ideales de los padres.

No olvidemos que los valores sólo podrán guiar las emociones y la conducta de la persona si han sido integrados y madurados por su protagonista.

La expresión coherente y responsable de sus valores puede ser la principal herramienta de la que dispondrán nuestr@s hij@s para afrontar relaciones afectivas a lo largo en su vida así como un elemento clave para la prevención de problemas futuros en este sentido.

 

FUENTE: Alzina, R. B. (2005). La educación emocional en la formación del profesorado. Revista interuniversitaria de formación del profesorado, (54), 95-114.

Anuncios

Test de inteligencia emocional parte II

Realizado por: Miss Ibonn Cheque Acosta – Psicoorientadora Sede Campestre

El siguiente test brindara una retroalimentación a padres y madres sobre el manejo de la inteligencia emocional en el conflicto y la vida familiar.

ITEM SI NO
16 ¿Se toma usted tiempo para enseñarles a su hijos a percibir el aspecto humorístico de la vida cotidiana, inclusive sus problemas?
17 ¿Es usted flexible con los hábitos de estudio y la necesidad de organización de su hijo?
18 ¿Alienta usted a su hijo a seguir esforzándose aun cuando se queje de que algo es demasiado difícil o inclusive cuando fracasa?
19 ¿Insiste usted en que su hijo mantenga una dieta saludable y un ejercicio diario?
20 ¿Confronta usted a su hijo cuando sabe que no dice la verdad aún en una cuestión menor?
21 ¿Respeta usted la intimidad de su hijo, aun cuando sospecha que está haciendo algo perjudicial para sí mismo y para los demás?
22 ¿Deja usted que el profesor de su hijo maneje problemas de motivación en la escuela sin su participación?
23 ¿Cree usted que debería ser más tolerante con los problemas de sus hijos porque usted tiene los mismos o similares?
24 ¿Deja usted tranquilo a su hijo si no quiere hablar algo que lo irrita o que lo perturba?
25 ¿Cree usted que todo problema tiene una solución?

 

Ahora retroalimenta tus respuesta e inicia esta semana las modificaciones pertinentes.

ITEM RESPUESTA
16 Sí. Un número creciente de estudios muestran que el sentido del humor no sólo constituye una capacidad social importante, sino que representa también un factor significativo para la salud mental y física de un niño.
17 No. Es necesario ser flexible en muchos aspectos, pero no en cuanto a los hábitos de estudio y las capacidades de trabajo. Para tener éxito en la escuela y más tarde en el trabajo, sus hijos necesitan aprender autodisciplina, manejo del tiempo y capacidades de organización.
18 Sí. Uno de los ingredientes más importantes para convertirse en un gran realizador es la capacidad de superar la frustración y mantener un esfuerzo persistente frente al fracaso. En general, los padres no les exigen un esfuerzo suficiente a sus hijos.
19 Sí. Además de los beneficios físicos obvios de una buena dieta y del ejercicio, un estilo de vida saludable desempeña un papel importante en la bioquímica del cerebro en desarrollo de su hijo.
20 Sí. La comprensión de la sinceridad se modifica en los niños a medida que crecen, pero en el marco familiar, se debería poner siempre el acento en el hecho de ser veraces.
21 No. Cuando uno educa a los niños, la intimidad y la confianza van de la mano. A cualquier edad, los niños deberían comprender la diferencia entre lo que puede mantenerse privado y lo que usted debe saber.
22 No. La motivación empieza por casa. Cuanto más participen los padres en la educación de sus hijos, tantas más probabilidades tendrán los niños de tener éxito.
23 No. No resulta sorprendente que los niños tengan a menudo los mismos problemas que sus padres. Si usted está luchando contra temas serios como la depresión o el mal carácter, debería buscar formas de cambiar tanto su propio comportamiento como el de su hijo.
24 No. A muy pocos niños les gusta hablar de lo que los perturba, pero desde la perspectiva de la inteligencia emocional, usted debería alentar a sus hijos para que hablen de sus sentimientos. Hablar de los problemas y utilizar palabras para los sentimientos puede cambiar la forma en que el cerebro de un niño se desarrolla, formando vínculos entre la parte emocional y la parte pensante del cerebro.
25 Sí. Se les puede enseñar a los niños, así como a los adolescentes y adultos, a buscar soluciones en lugar de dilatar los problemas. Esta forma positiva de ver el mundo puede mejorar la confianza en sí mismo y las relaciones de su hijo.

 

FUENTE: Rivera, M. C. A., Llanes, O. F. G., Garrido, V. A. P., Maldonado, C. R. Q., & Sánchez, C. A. Z. (2014). Inteligencia emocional, estrés, autoeficacia, locus de control y rendimiento académico en universitarios. Enseñanza e Investigación en Psicología, 19(1), 21-35.

Test de Inteligencia emocional I Parte

Realizado por: Ibonn Andrea Cheque Acosta – Psicoorientadora Escolar Sede Campestre

El siguiente test brindara una retroalimentación a padres y madres sobre el manejo de la inteligencia emocional en el conflicto y la vida familiar.

ITEM SI NO
1 ¿Le oculta usted los problemas graves a su hijo?    
2 ¿Discute usted abiertamente sus errores?    
3 ¿Mira a su hijo más de doce horas de TV semanales?    
4 ¿Tiene usted un ordenador en su hogar?    
5 ¿Se considera usted una persona optimista?    
6 ¿Ayuda usted a su hijo a cultivar amistades?    
7 ¿Controla usted el contenido violento de los programas de TV y los videojuegos de su hijo?    
8 ¿Pasa usted 15 minutos por día o más con su hijo en juegos o actividades no estructurados?    
9 ¿Tiene usted formas claras y coherentes de disciplinar a su hijo y de hacer respetar las normas?    
10 ¿Participa usted de forma regular en actividades de servicio a la comunidad con su hijo?    
11 ¿Es usted veraz y sincero con su hijo, incluso con respecto a temas dolorosos como una enfermedad o la pérdida de un empleo?    
12 ¿Le enseña usted a su hijo a relajarse como una forma de enfrentar el estrés, el dolor o la ansiedad?    
13 ¿Interviene usted cuando su hijo experimenta dificultades para resolver un problema?    
14 ¿Celebran reuniones familiares regulares?    
15 ¿Insiste usted en que su hijo siempre exhiba buenos modales con los demás?    

 

Ahora retroalimenta tus respuesta e inicia esta semana las modificaciones pertinentes.

ITEM RESPUESTA
1 No. La mayoría de los psicólogos piensan que los padres no deberían ocultar los problemas graves a sus hijos más pequeños. Los niños son mucho más flexibles de lo que se piensa y se benefician con explicaciones realistas de los problemas.
2 Sí. Para volverse realistas en su pensamiento y sus expectativas, los niños deben aprender a aceptar tanto los atributos positivos como los defectos de sus padres.
3 No. El niño promedio mira en realidad 24 horas de televisión semanales, y esto es demasiado. Esta actividad pasiva hace muy poco para promover la inteligencia emocional. Los programas violentos de TV son particularmente problemáticos para los niños que tienen dificultades para controlar su ira.
4 Si. Hace un tiempo se creía que los ordenadores y los juegos para ordenador ejercían una influencia perjudicial sobre el desarrollo social del niño, pero parece ser que lo opuesto es la verdad. Los niños (y los adultos) están encontrando nuevas maneras de utilizar la informática y los servicios on-line (Internet), que en realidad aumentan las capacidades intelectuales del niño.
5 Si. Los estudios muestran que los niños que son optimistas son más felices, tienen más éxito en la escuela y son realmente más saludables desde el punto de vista físico. La forma fundamental en que sus hijos desarrollan una actitud optimista o pesimista es observándolo y escuchándolo a usted.
6 Sí. Los investigadores en el campo del desarrollo infantil creen que tener un “mejor amigo”, particularmente entre los 9 y los 12 años constituye un hito de desarrollo crítico en el aprendizaje para tener relaciones íntimas. La enseñanza de las capacidades para cultivar amistades debería comenzar apenas su hijo comienza a caminar.
7 Sí. Aunque no existe una prueba clara de que mirar programas violentos de televisión o jugar con videojuegos violentos conduzca a los niños a la agresividad, sí puede decirse que los desensibiliza en cuanto a los sentimientos y las preocupaciones de los demás, es decir en cuanto a la empatía.
8 Sí. Lamentablemente, los padres de hoy pasan cada vez menos tiempo con sus hijos. Dedicar un tiempo determinado para jugar con los niños más pequeños y en actividades no estructuradas con los hijos mayores, mejora su imagen y autoconfianza.
9 Sí. Los padres autorizados podrían prevenir un número significativo de problemas experimentados actualmente por los niños. Ser padres en forma autorizada combina el estímulo con la disciplina coherente y apropiada. Muchos expertos creen que los padres totalmente permisivos son la causa de un número creciente de problemas de la niñez, incluyendo la conducta provocativa y antisocial.
10 Sí. Los niños aprenden a preocuparse por los demás haciendo, no simplemente hablando. Las actividades de servicio a la comunidad también enseñan a los niños muchas capacidades sociales y los ayudan a mantenerse alejados de los inconvenientes.
11 Sí. Muchos padres ocultan la verdad para proteger a sus hijos del estrés y preservar la inocencia de su niñez, pero en realidad esto produce más daño que bien. Los niños que no han aprendido a enfrentar efectivamente el estrés se tornan vulnerables a problemas más graves cuando crecen, en particular en sus relaciones.
12 Sí. Usted puede enseñar formas de relajación incluso a niños de 4 o 5 años. Esto no los ayudará a enfrentar los problemas inmediatos, pero puede ayudarles a vivir más tiempo y de manera más saludable.
13 No. Surge de las investigaciones, que los niños pueden resolver problemas mucho antes de lo que solía pensarse. Cuando sus hijos aprenden a resolver sus propios problemas, adquieren confianza en sí mismos y aprenden capacidades sociales importantes. Esto no excluye que se le ayude en segundo término, si la magnitud del problema lo hace necesario.
14 Sí. Los niños utilizan los modelos como la forma individual más importante para aprender capacidades emocionales y sociales. Las reuniones familiares son una forma ideal de enseñarles a resolver problemas y a funcionar en grupo.
15 Sí. Los buenos modales son fáciles de enseñar y extremadamente importantes para la escuela y el éxito social.

SEMANA DEL 25 AL 29 DE ABRIL

FUENTE: Rivera, M. C. A., Llanes, O. F. G., Garrido, V. A. P., Maldonado, C. R. Q., & Sánchez, C. A. Z. (2014). Inteligencia emocional, estrés, autoeficacia, locus de control y rendimiento académico en universitarios. Enseñanza e Investigación en Psicología, 19(1), 21-35.

 

Elaborando nuestros sentimientos

Realizado por : Ibbon Andrea Cheque Acosta – Psicoorientadora Sede Campestre

Hemos de partir de la premisa: Los sentimientos, especialmente aquellos más complejos y que más nos afectan repetidamente, no aparecen automáticamente como reacción a una determinada situación, pese a que pensemos con frecuencia que es así.

Por ejemplo, visualicemos la siguiente situación: Mi hijo/a llega tarde a casa y, al preguntarle por los motivos del retraso, enseguida me lleno de ansiedad, enfado y termino, fruto de esa emoción intensa, echando una reprimenda o imponiendo un castigo.

Esta reacción casi inmediata a la situación presentada, no puede entenderse como un automatismo. Algo pasa por nuestra cabeza que nos hace sentir de una determinada manera. Quizá el presentimiento de que me están engañando, que anda en algo que no debe o la interpretación de esa conducta como una falta de responsabilidad por parte de mi hijo/a, etc. Es esa interpretación la que genera el sentimiento de ansiedad – enfado y no la situación por sí sola.

Los sentimientos no obran en realidad de manera ajena a nuestra voluntad. Es importante subrayar cómo influye sobre ellos la interpretación que hacemos de los sucesos que nos ocurren, el significado que atribuimos a los acontecimientos y la elaboración cognitiva que hacemos de cada suceso de nuestra vida.

Este es el motivo por el que, ante hechos similares o casi idénticos, reaccionamos de maneras tan diversas. ¿De qué depende entonces que sintamos una cosa u otra? podemos responder a este cuestionamiento en el siguiente gráfico.

 

ELEMENTO RESPUESTA AUTOMÁTICA RESPUESTA COGNITIVA
 

SITUACION

Me entero de que mi hijo me ha engañado diciéndome que estudiaría con un amigo mientras que en verdad ha estado en una fiesta. Me entero de que mi hijo me ha engañado diciéndome que estudiaría con un amigo mientras que en verdad ha acudido a una fiesta.
 

 

 

 

 

SENTIMIENTO

Me siento:

 

enfadado,

 

engañado,

 

rabioso,

 

decepcionado…

Me siento: enfadado, engañado, rabioso, decepcionado…
Reflexionamos ahora… ¿Qué elaboración hago de lo que ha ocurrido? ¿Soy objetivo/justo en esta interpretación? ¿Mi sentimiento es fruto de la situación actual o de otras situaciones que no tienen que ver con esta ni con mi hijo? ¿He escuchado sus razones o me ha invadido el prejuicio o el convencimiento de tener la razón? ¿Qué nivel de gravedad tiene este suceso concreto?

¿Qué pienso? No entiendo por qué mi hijo me miente o me gustaría que tuviera confianza suficiente como para no engañarme…

 

CONDUCTA

Mi conducta, promovida por estas emociones se concreta en castigarle sin salir de casa los días de diario, teniendo que estudiar en la habitación, además de quedarse ese fin de semana sin salir con los amigos. Por otra parte, me manifiesto molesto y enojado cada vez que estoy con mi hijo, mostrándole mi disgusto por lo ocurrido.

 

Mi conducta, a la luz de estas reflexiones, se vuelve más afín a mis valores relacionados con la educación de mi hij@, pues me ayuda a frenar la emoción instantánea de enfadarme y comenzar a discutir por esta y otras situaciones, drenar mi preocupación por estar siendo un buen padre a través de una discusión que no mejoraría nuestra relación ni tampoco el cumplimiento de las normas por parte de mi hij@.

Trabajar sobre el pensamiento, identificándolo y reflexionando sobre él, no significa que estemos libres de sentimientos que nos resultan molestos o dolorosos, ni tampoco que nuestra conducta se convierta en un estilo pasivo, permisivo, libre, en el que todo es permitido pues todo parece ser relativo.

Como leemos en la respuesta automática la situación quedaría así si no la trabajamos de otra manera, muchas veces bajo la excusa de convencernos que estamos haciendo “lo que podemos”. Sin embargo, esto no es completamente cierto. La respuesta cognitiva por su parte permite que el resultado sea más bien; que tanto el sentimiento como la conducta se ajusten al signo e intensidad de una determinada situación, haciéndonos más eficaces en el manejo de las emociones y en general de la comunicación en el contexto de la familia.

FUENTE: Bisquerra, R. (1999). Educación emocional. Enciclopedia General de la Educación. Tomo, 1, 356-384.

 

Aprender a nombrar los sentimientos

Te invito a realizar el siguiente ejercicio con tigo mismo y compartirlo con tus hijos, enlaza la representación del sentimiento con la palabra más adecuada; es decir, atribuye a cada palabra la descripción correspondiente.

  • Sentimientos: Recelo, desconcierto, confianza, desconfianza.

Descripción de los sentimientos:

  1. Temor, recelo que excluye casi toda esperanza
  2. Sentimiento por el que creemos que va a suceder aquello que deseamos que ocurra
  3. Desorden, confusión, perturbación, trastorno
  4. Actitud de temor ante cierta cosa de la que se sospecha puede ocultar algún peligro o inconveniente hacia cierta persona de la que se tema pueda abrigar malas intenciones.
  • Sentimientos: Pasmo, extrañeza, espanto, asombro, sorpresa.

Descripción de los sentimientos:

  1. Impresión generalmente de alegría, producida a alguien haciendo una cosa que no espera
  2. El efecto producido por una cosa extraordinaria y singular
  3. Sinónimo de extrañeza
  4. Terror grande
  5. Admiración grande que suspende la razón y el discurso.
  • Sentimientos: Susto, sobresalto, estupefacción, estupor.

Descripción de los sentimientos:

  1. Asombro muy grande
  2. Admiración muy intensa y paralizante
  3. Alteración producida en el ánimo por un suceso brusco
  4. Trastorno y sobresalto del ánimo, producido por cualquier accidente u objeto repentino
  • Sentimientos: Respeto, fascinación, admiración, embeleso.

Descripción de los sentimientos:

  1. Una especie de sorpresa. Considerar con sorpresa y placer un objeto o una persona
  2. Admiración, asombro, atracción, encanto
  3. Olvido de todo debido al placer producido. La persona se mueve irresistiblemente hacia el estímulo cautivador. Cuando la persona admirada está dotada de mérito y autoridad aparece el respeto
  4. Miramiento y reverencia que se tiene a alguna persona
  • Sentimientos: Adoración, veneración.

Descripción de los sentimientos:

  1. Respeto máximo
  2. Amor en extremo
  • Sentimientos: Ridículo, humor (bueno), gracia, comicidad.

Descripción de los sentimientos:

  1. Lo que hace reír a menudo sin intención
  2. Lo que hace reír burlona o despectivamente
  3. Estado de ánimo del que se está satisfecho
  4. Cualidad de divertir o hacer reír

 

Solución: 1. Desconfianza, 2. Confianza, 3. Desconcierto, 4. Recelo, 5. Sorpresa, 6. Extrañeza,      7. Asombro, 8. Espanto, 9. Pasmo, 10. Estupefacción, 11. Estupor, 12. Sobresalto, 13. Susto,       14. Admiración, 15. Fascinación, 16. Embeleso, 17. Respeto, 18. Veneración, 19. Adoración,        20. Comicidad, 21. Ridículo, 22. Humor (buen), 23. Gracia.

Nominando nuestros sentimientos.

Realizado por: Ibbon Andrea Cheque Acosta – Psicoorientadora Escolar Sede Campestre.

La dimensión emocional forma parte del día a día de todos, tanto es así que con frecuencia tratamos de expresar y compartir nuestros estados internos o sensaciones, sin saber muy bien cómo hacerlo.

Con frecuencia, resultamos torpes o pobres a la hora de expresar adecuadamente los sentimientos, limitándonos a decir estoy bien, mal, regular, o expresiones como esto me ha afectado poco, significa mucho para mí, no me deja indiferente… En otros casos, somatizamos la expresión de sentimientos con explicaciones del tipo tengo un nudo en la garganta, se me encoje el corazón, estoy paralizado….

La inteligencia emocional propone la riqueza de vocabulario a la hora de expresar cómo nos sentimos. Cuanto más próximos estemos en la definición de un sentimiento, mejor será la conciencia que de éste logremos, y por tanto, más probabilidad habrá de gestionarlo de manera saludable en la relación con uno mismo y con otras personas.

Con el fin de seguir familiarizándonos con términos que definen sentimientos, a continuación relacionamos una tabla con algunos de ellos, agrupados por categorías:

Nominando nuestro sentimientos.jpg

FUENTE: Bisquerra, R. (1999). Educación emocional. Enciclopedia General de la Educación. Tomo, 1, 356-384.

Ejercícios de reflexión e interiorización: el momento presente.

Realizado por: Ibbon Andrea Cheque Acosta – Psicoorientadora Escolar Sede Campestre

No somos únicamente aquello que vemos en nosotros mismos, sino también aquello que de manera más o menos consciente, transmitimos a las personas que nos rodean, tanto a los amigos o la familia como a las personas menos cercanas como los compañeros de trabajo, vecinos, conocidos, etc.

Reflexionar sobre el momento presente puede ayudar a profundizar en el conocimiento de uno mismo, tomando mayor conciencia y aumentando la inteligencia emocional. El siguiente ejercicio puede contribuir a conocernos mejor y puede ser útil compartirlo con alguna persona (todo o en parte) en clave de comprensión y confrontación recíproca.

1 Describe el periodo actual de tu vida.

  1. Delimítalo: ¿cuándo y en qué ocasión ha comenzado?
  2. Céntrate en este periodo, escuchando tus sentimientos.
  3. Descríbelo: personas implicadas, sucesos, circunstancias, salud física, sueños, experiencia de valores…

2 Imagina el periodo actual de tu vida: ¿qué imagen, sacada de la naturaleza, representa adecuadamente el periodo actual de tu vida?

3 Identifica la importancia de los distintos aspectos de tu vida actual. Usa un dibujo de tres círculos concéntricos. Pon en el círculo central aquello que representa lo más importante, el resto, ponlo en los círculos restantes.

4 Imagina tu vida como un reloj. ¿Qué hora es en el reloj de tu vida? Completa las siguientes frases:

  1. Es demasiado pronto para…
  2. Es demasiado tarde para…
  3. Es el momento justo para…
  4. Necesito tiempo para…

5 Escribe una frase que refleje tu estado de ánimo en este periodo de tu vida.

 

FUENTE: Bisquerra, R. (1999). Educación emocional. Enciclopedia General de la Educación. Tomo, 1, 356-384.

 

Soy el resultado de mí mismo

Yo soy el resultado de mí mismo, nunca culpo a nadie, nunca me quejo de nada ni de nadie, por que yo fundamentalmente yo, he hecho mi vida.

Acepto la responsabilidad de edificarme a mí mismo, y el valor de acusarme en el fracaso para volver a empezar corrigiendo me.

El triunfo del verdadero hombre surge de las cenizas del error.

Nunca me quejo de mi ambiente o de los que me rodean. Hay quienes en mi mismo ambiente supieron vencer.

Las circunstancias son buenas o malas según la voluntad y la fortaleza de mi corazón.

Aprendo a convertir toda situación difícil en un arma para triunfar.

No me quejo por mi pobreza, por mi salud, o por mi suerte. los enfrento con valor y acepto que de una u otra manera, son el resultado de mis actos y la prueba que ganaré.

No me amargo con mis propios fracasos, ni se los cargo a otros.

Me acepto ahora o siempre seguiré justificándome como un niño.

Aprendo de los fuertes, de los activos, de los audaces.

Imito a los valientes, a los enérgicos, a los vencedores: ¡a quienes resuelven situaciones difíciles! Aquellos que supieron vencer a pesar de todo.

Pienso menos en los problemas y más en el trabajo; y mis problemas, sin alimento morirán.

Aprendo a nacer nuevamente desde el dolor, y a ser más grande que el más grande de los obstáculos. Dentro de mi hay una persona que puede hacerlo.

Me miro en mi propio espejo. Comienzo a ser sincero conmigo mismo.

Me reconozco por mi valor y por mi voluntad, y no por la debilidad para justificarme.

Conociéndome a mí mismo seré libre, fuerte y dejaré de ser un títere de las circunstancias.

Por que yo mismo creo mi destino y nadie puede sustituirme en la construcción de el.

¡Me levanto!, miro la mañana llena de luz al amanecer. Yo soy parte de la fuerza de la vida.

¡Me despierto, camino, me muevo, lucho, me decido y triunfo en la vida!

Pablo Neruda 

RECONCILIANDONOS CON NUESTRO INTERIOR

Al reconciliarme conmigo mismo vuelvo a descubrir todo lo que valgo y todo lo que soy, vuelvo a sentirme valioso y amado por que mi vida no es el fruto de un hecho azaroso sino que es el resultado de una decisión amorosa de Dios, llamado a aceptar cada parte de mi ser, también hacer cambios en mi mente es el mejor medio para ver cambios en la realidad y tomar otro rumbo, replantear mi vida si es necesario para soñar con nuevos horizontes. El reto es prescindir verdaderamente de lo que me amarra y hacer un excelente trabajo de depuración que produce sanidad y tranquilidad.

Poco a poco o tal vez en un instante las brumas se van y me encuentro con lo mejor de mí mismo. La vida, el trabajo, el estudio ya no aparecen como una pesadilla, sino como una aventura rica en hallazgos y sorpresas. Miro la vida con ojos diferentes, cuando me reconcilio conmigo mismo, con Dios, con la vida, con los demás, de no ser así la única persona amargada soy yo, por eso se alejan de mi, me siento solo, triste y hasta me llego a enfermar.

PAUTAS A TENER EN CUENTA EN EL DESEMPEÑO ACADÉMICO

CUESTIONARNOS:  ¿por qué a mi hijo (a) le puede ir mal en el colegio?

Realizado por: Ibbon Andrea Cheque Acosta – Psicoorientadora Sede Campestre

¿Existen en el colegio tareas escolares excesivamente largas, complicadas y de poca funcionalidad? ¿El joven se siente a gusto en el colegio, en el aula de clases, con sus profesores?, ¿se siente motivado y reconocido en sus esfuerzos y evoluciones?. La situación económica, de separación de padres, los cambios frecuentes de vivienda, la dualidad de autoridad en la familia ¿puede estar afectando el buen funcionamiento del joven? Y /o el grupo de pares o iguales influencian al estudiante de manera inadecuada?

HABLEMOS DE HÁBITOS DE ESTUDIO: Estos se refieren a un conjunto de técnicas que todo individuo que se desempeñe en aéreas académicas debe conocer y manejar, con el fin de favorecer su desempeño y facilitar su aprendizaje.

  • Lugar apropiado para estudiar: Debe incluir materiales necesarios como lápices, esferos, libros, cuadernos, carpetas, hojas, colores, borrador etc. mesa y silla, buena iluminación, sin distractores como el TV, la radio, Chat.
  • Horario apropiado de estudio: Lo principal es un descanso de media hora después del término de la jornada educativa. Organizar la elaboración de tareas según escala de prioridad y habilidad del estudiante. Recuerde que es de suma importancia que una vez el estudiante inicia una tarea no cambie de actividad hasta que los deberes académicos se hayan completado.
  • Las salidas a centros comerciales, cines, fiestas etc., deben estar condicionadas al cumplimiento que el estudiante dé a sus deberes académicos, familiares y personales.
  • Si el estudiante no cuenta con niveles de atención adecuados, debe contar con estrategias de apoyo como los planeadores y/o agendas personales.
  • El método de estudio no debe ser el mismo para todas las asignaturas, estudiar matemáticas leyendo el cuaderno no garantizara un buen resultado. Seria más adecuado practicar el procedimiento con el fin de favorecer la huella de memoria, entendimiento y aprendizaje de los mismos.
  • Condición medica- nutricional: importante que ante signos físicos como dolor de cabeza, ojeras, bajo peso, sueño y “pereza” se consulte al especialista de la salud con el fin de descartar o poner en tratamiento variables biológicas que pueden estar influenciando de manera negativa el rendimiento del joven.

COMO PADRE DE FAMILIA PUEDE MOTIVAR EL APRENDIZAJE AUTÓNOMO Y EFICAZ

  • CREA EN LA CAPACIDAD DEL JOVEN. Sus expectativas son muy importantes y si son positivas usted logrará transmitírselas al alumno.
  • CONFÍE en su capacidad para lograr la independencia que él o ella necesitan para efectuar sin su constante ayuda la realización de sus estudios o trabajos.
  • PROPORCIONE a su hijo un ambiente físico adecuado y especialmente un clima familiar sin tensiones y con mucho respeto por el tiempo de estudio del niño, ya que esto le permitirá concentrarse adecuadamente.
  • PERMITA al joven fijarse metas de acuerdo a sus capacidades. No espere ni lo fuerce a ser brillante en aquello que le cuesta o para lo cual tiene dificultades. Sólo le causará tensiones y frustraciones. Exíjale que rinda más cuando esté seguro que es alumno con mayor capacidad.
  • DEMUESTRE interés por lo que él realiza en el colegio, conversando con el joven y dejándolo que le cuente libremente lo que aprendió.
  • APRECIE el éxito que obtiene y los progresos que va alcanzando, valorando mucho su esfuerzo personal y estimulando la competitividad sana y leal.
  • AYÚDELO a organizar su tiempo orientándolo también hacia actividades recreativas que le interesen y le ayuden a relajarse.